Alfonso Marín López

Blog personal de un programador

Putas, informáticos y otras cosas duras

| 0 comments

Hace tiempo recibí un correo donde comparaban estas dos grandes profesiones.

  1. Generalmente trabajas hasta tarde. ¡Como las prostitutas!
  2. Generalmente eres más productivo por la noche. ¡Como las prostitutas!
  3. Te pagan para mantener al cliente feliz. ¡Como las prostitutas!
  4. Cobras por hora pero tu tiempo se extiende hasta que termines. ¡Como las prostitutas!
  5. Si eres bueno, nunca QUEDAS SATISFECHO de lo que haces. ¡Como las prostitutas!
  6. Te recompensan por satisfacer las fantasías de tus clientes. ¡Como las prostitutas!
  7. Es difícil tener y mantener una familia. ¡Como las prostitutas!
  8. Cuando te preguntan en que trabajas no lo puedes explicar. ¡Como las prostitutas!
  9. Tus amigos se distancian de ti y tu solo andas con otros Iguales que tu. ¡Como las prostitutas!
  10. El cliente paga tu cuenta del hotel y por horas trabajadas. ¡Como las prostitutas!
  11. Evalúan tu “capacidad” con horribles pruebas. ¡Como las prostitutas!
  12. El cliente siempre quiere pagar menos y encima quiere que hagas maravillas. ¡Como las prostitutas!
  13. Cada día al levantarte dices “NO VOY A HACER ESTO TODA MI VIDA!”. ¡Como las prostitutas!
  14. Sin conocer nada de su problema los clientes esperan que les des el consejo que necesitan. ¡Como las prostitutas!
  15. Si las cosas salen mal es siempre culpa tuya. ¡Como las prostitutas!
  16. Tienes que brindarles servicios gratis a tu jefe, amigos y familiares. ¡Como las prostitutas!
  17. Siempre tienes que trabajar cuando lo necesitan tus clientes de afán y a última hora porque es urgente. ¡Como las prostitutas!

Sin despreciar una profesión tan antigua, con sus mas y sus menos, hay una cosa que si nos diferencia, cuando te vas a meter a puta creo que todas estas cosas las tienes bastante claras, pero cuando uno decide meterse en informática no es esto, ni muchísimo menos, lo que tiene en mente. Por desgracia en muchos casos es en lo que terminas.

En mi caso particular, cuando recibí este correo pasaba por una situación bastante desagradable y me afecto mucho, tanto fue así que tuvieron que pasar varios días y varias duchas hasta que deje de sentirme sucio.